Propiedades: subirán en pesos, y difícilmente no pierdan en dólares

La devaluación del peso del 100% en un año difícilmente no afecte el valor de las propiedades.

El valor de una propiedad hipotética que costaba en mayo 2018 USD100.000 o $2.000.000:

Si desea mantener su valor en dólares debería costar $3.800.000. Un 90% más en pesos.

Y si mantiene su valor en pesos de $2.000.000, hoy cuesta USD52.700. Un 48% menos en dólares.

El efecto no es inmediato, por la resistencia de las partes.

El principal problema está en que la capacidad de producir pesos de la parte compradora no a aumentado 90% desde mayo, ni nada indica que eso vaya a suceder.

Por lo tanto, es de esperar que la demanda de propiedades (a los precios en dólares existentes hasta ahora) caiga. Su velocidad estará dada principalmente por la resistencia de la parte vendedora.

A su vez, la caída de la demanda estará presionada por la caída de otorgación de créditos hipotecarios, cuyos montos de préstamos no aumentaron significativamente en pesos, y que son poco convenientes al estar en UVA (*).

Habrá vendedores que, al no poder esperar, se ajustarán a lo que su mercado les ofrezca, así como también habrá compradores que, habiendo ahorrado en dólares, estén dispuestos a validar precios en dólares anteriores.

También se debe tener en cuenta el traslado de la devaluación al precio de los materiales de la construcción, que presionará en parte hacia arriba la cotización de las unidades a estrenar.

A la larga las propiedades, como espacio real, siempre terminan siendo siempre inversiones de resguardo y ganadoras. Pero en un mediano plazo, el ajuste generará que los precios que existían en el país, y la importancia del mercado inmobiliario argentino, vea una disminución en dólares (real) y una suba en pesos.

Para Web Soberana por Instagram: @saime_rej

Te puede interesar:

No tenemos ni un dólar: los debemos todos. Tampoco hay plan

Argentina “emergente”: ¿Gas para la burbuja?

Déficit público: ¿poner el hombro?

Patear la bola para adelante: el banco central renovó las lebacs

Reservas alquiladas: El Banco central está quebrado

¿Las provincias subsidian la energía de la Capital?