NO FUERON SOLO LOS INGLESES

Nuestros soldados lucharon con honor y gloria por la legítima soberanía de nuestas islas Malvinas. No les fue fácil, al ya sofisticado enemigo inglés se le sumó la desidia de las juntas militares, que generaron que también debieran luchar contra el hambre, el frío y contra sus propios superiores en el afán de sobrevivir.

Así lo deja en evidencia el informe Rattenbach, el cuál a pesar de ser uno de los archivos históricos de mayor importancia de nuestra historia reciente, por decisión de esas juntas militares, fue archivado como secreto. Recién en 2012 por decreto de la entonces presidenta adquirió carácter público.

El informe es contundente. La guerra fue un desastre, no solo por ser guerra, sino también desde los puntos de vista, político y estratégico-militar. Algunos puntos claves son:

* Conducción del país a una guera para la que no estaba preparado.

* Dinamitación de las negociaciones diplomáticas existentes.

 

* Material obsoleto e inapropiado: el 60 % de las bombas que dieron contra buques ingleses, no estallaron.

* Mandar a morir: muchos combatientes no contaban con instrucciones mínimas de tiro y combate.

*Falta de planificación logística generó hambre y problemas de desnutrición.

*Falta severa de equipamiento para frío, agravada por la época del año elegida para la ocupación.

* Improvisación permanente: no existió coordinación básica entre las 3 fuerzas argentinas.

* Gente peligrosa a cargo: torturas a soldados por parte de superiores.

Los soldados sobrevivientes fueron vergonzosamente escondidos al volver al continente, y lamentablemente la tasa de suicidios de ex combatientes es altísima.

Los demás argentinos fueron víctimas, una vez más, del manejo de la información, hubo plaza llena, mucha euforia y se creía que "estábamos ganando"...

Nunca más.

Te puede interesar: "Tras identificar soldados de Malvinas, peligra la permanencia de Cruz Roja en el país"