No a las retenciones: signo de debilidad del gobierno

“Todas las opciones están sobre la mesa”, dijo el ministro de Hacienda al ser consultado sobre las retenciones a la soja, el trigo y el maíz. Voceros del titular de Agroindustria, en cambio, aseguran que la opción está descartada.(1)

Las retenciones que se aplican sobre el valor de la exportación generan un precio diferencial en el mercado interno. Por ejemplo, si la soja cotiza a USD 100 y las retenciones son del 30%, se recibirá USD 70, generando un impacto en el mercado interno, ya que el productor podría optar por vender afuera al precio de mercado y recibir USD 70, o vender en el mercado local por el mismo precio.

Esto generó que Argentina desarrollara una importante industria de derivados de soja, y que dejara de ranquear como uno de los mayores exportadores de grano de soja. Es debido a esta industria que debimos importar soja este año. La industria, molinera, aceitera y de biodiesel obtiene su materia prima más barata que los competidores internacionales. Pero también se busca generar una política redistributiva.

Las retenciones eran fijas en el 35%, luego el gobierno kirchnerista intentó hacerlas móviles entre el 25% y el 45% según el precio de la soja, quedando fijas en el 35% tras fracasar esa medida. Al asumir, Macri les bajó un 5%, y junto a la devaluación les otorgó un súper plus de fondos a los sectores exportadores que, si bien necesitaban un aire, no necesitaban uno de tal magnitud.

A principios de este año el gobierno se comprometió a seguir bajando las retenciones de a 0,5% por mes hasta diciembre de 2019, en el que alcanzarían el 18%.

Pero cuando el gobierno pactó esa reducción de recaudación, también tenía previsto en su presupuesto un dólar promedio para el año de $19,30. Hoy ya cotiza un 29% más caro, lo que se termina traduciendo significativamente en mayor recaudación de los exportadores. 

No poder negociar con sectores “amigos” que luego de la gran devaluación acepten una mínima reducción de sus ingresos a partir de suspender (cuanto menos temporalmente) la reducción de las retenciones de la soja, demuestra gran debilidad para poder imponer agenda económica ¿Será con la misma debilidad que intentaran recortar otros gastos o imponer otros impuestos?

Al asumir el gobierno eliminó también las retenciones a la exportación de maíz y trigo, lo que generó que el precio de esos activos se dolarice plenamente y significó un gran aumento de sus productos derivados, el pan y la carne.

Te puede interesar: Argentina importará más soja que no come, significa que la industria de derivados está bien