La rifa del siglo: USD 15.000 millones en 100 días

Luis Caputo se hizo cargo del Banco Central de la República Argentina el 14 de junio, ese día el dólar cotizaba a $28,40 y el peso ya acumulaba una devaluación del 51% desde los $18,76 del 1 de enero.

Antes fue “secretario de finanzas” y luego “ministro de finanzas”. Puestos desde los que se encargó de endeudar al país en los mercados internacionales. Además, se le destaca haber encabezado junto a Prat Gay la “negociación” que terminó en el pago a los Fondos Buitres. (*)

Su llegada a todos los puestos, y en especial al BCRA, fue muy bien recibida por el periodismo financiero reinante en el país, quienes en no pocas oportunidades se animaron a afirmar que la estabilidad cambiaria y financiera había llegado.

Durante su gestión apareció su nombre en los Paradise Papers, y fue defendido por el jefe de gabinete Marcos Peña, quien argumentó que “Toto es un orgullo para este país. Es de las 10 o 15 personas más talentosas en el tema de finanzas, jugaba en la Champions League, no jugaba en Aldosivi, y deja todo para venir a jugársela por su país”.

El 22 de junio llegó al país el primer tramo del endeudamiento ilegal con el FMI: USD 15.000 millones, y con mucho viento de cola financiero, el día siguiente la Argentina fue clasificada como “Mercado Emergente” por una calificadora de riesgo internacional.

Recomendamos leer: El acuerdo con el FMI es ilegal, Macri debe pagarlo

Argentina “emergente”: ¿Gas para la burbuja?

En cuanto dispuso del dinero, Toto anunció que “licitaría” USD 100 millones diarios durante 75 días a un precio “amigo”, o sea, USD 7.500 millones en total. Argumentó que con esto estabilizaría la plaza monetaria.

La compra mínima para participar de la rifa diaria era de USD 1 millón. O sea, estaba destinada casi exclusivamente a los peces gordos del sector financiero.

75 días en el mundo de Cambiemos son una eternidad. El 28 de junio, a menos de una semana de anunciarse, el esquema de rifado de reservas debió ser re adaptado, y a los pocos días, las “licitaciones” fueron cambiadas por ventas directas que en muchas ocasiones superaron los USD 300 millones diarios.

Hoy, 25 de septiembre, 100 días después su llegada, Caputo anunció mediante su renuncia que su trabajo estaba finalizado:

El dólar cotiza $38,7, o sea un 36% más en 100 días, y del préstamo de USD 15.000 millones no quedó ni un dólar, salieron todos como pan caliente.

¿Se va impune? ¿Acaso la licuación del poder adquisitivo y la quema de reservas son gratis en la Argentina?

Te puede interesar:

El acuerdo con el FMI es ilegal: Macri debe pagarlo

Propiedades: subirán en pesos, y difícilmente no pierdan en dólares

Por qué el modelo económico macrista va a chocar

No tenemos ni un dólar: los debemos todos. Tampoco hay plan

Reservas alquiladas: El Banco central está quebrado