La “leona” afirmó que no terminará los hospitales de La Matanza

En una entrevista amigable en el programa “Ya somos grandes” que dirige Diego Leuco, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires afirmó que no terminará los dos hospitales que hay a punto de finalizar desde 2015 en La Matanza.

Son parte de los siete hospitales de primera generación casi terminados que quedaron inconclusos por decisión del gobierno de Cambiemos. Muchos ya se refieren a ellos como “Los nuevos elefantes blancos”. Seis están en la provincia de Buenos Aires y uno en Entre Ríos. En su mayoría les falta el 10% para ser terminados, y funcionan de manera limitada o directamente están cerrados.

El costo de la construcción de los Hospitales de Paraná, Esteban Echeverría e Ituzaingó según detalla un informe de la Fundación soberanía sanitaria era de 1.445 millones de pesos, de los cuales, 1.214 millones ya habían sido abonados por el gobierno saliente (de Cristina Kirchner), restando abonar a la gestión de Cambiemos, tan solo 231 millones de pesos.

 

“Yo dije claramente, no voy a abrir un hospital nuevo más”.

 

“Porque lo más difícil es lo que cada año gasta un hospital”.

 

Según argumentó María Eugenia Vidal, no los terminará por qué el costo de mantener “bien” un hospital es muy alto, y aunque no dio cifras de ello, el informe de la mencionada fundación también hace un cálculo estimativo del costo de funcionamiento anual de esos hospitales, el cual rondaba anualmente (a precios de 2016) los 390 millones de pesos.

Durante 2017, y a tasas de interés mucho menores a las del presente, el gobierno gastó en intereses de Lebacs 180.000 millones de pesos, lo que equivale a más de 490 millones por día. Quiere decir que para pagar el costo de finalización (de todos los hospitales), y su funcionamiento anual, bastaría con ahorrar 6 días de intereses de Lebacs.

¿No hay plata para los hospitales? En su inútil intento de contener el peso las últimas semanas, el Banco Central mal vendió por lo menos 8.000 millones de dólares, equivalentes al tipo de cambio actual de 25 pesos a 200.000 millones de pesos, con los que se podría mantener a razón de 400 millones de pesos anuales, el costo de 500 hospitales.

 

El gobierno argumenta el ajuste diciendo que el déficit es muy grande, y que “no hay plata para todos”, pero omiten decir que el 75% del déficit es financiero, o sea que es destinado a pagar intereses de distintos instrumentos de deuda.

En este link se adjunta el informe completo de Fundación soberanía sanitaria.

 

Recomendamos leer:

Patear la bola para adelante: el banco central renovó las lebacs

¿La deuda es culpa de los consumidores de energía?

El gobierno gasta más en intereses de Lebacs que en subsidios de luz y gas

Reservas alquiladas: El Banco central está quebrado

Cambiamos mal, entonces cambiemos