Escalada de represión y violencia en Argentina

El gobierno neoliberal de Mauricio Macri parece haber optado por la represión. "Optado" suponiendo que esta no fuera la única alternativa que quienes digitan la nueva edición de "Plan Condor" vigente en Latinoamérica le dieron a su gobierno títere local.

Profundizaremos en una nota especial todo el devenir de este plan, que en toda la patria grande ya es responsable de escaladas de violencia que parecian olvidadas, o por lo menos así parecia en Argentina.

El último Marzo argentino pasará a la historia de las grandes luchas de los pueblos. En él, un pueblo pacífico y consciente decidió llamar la atención con históricas y multitudinarias marchas y protestas. Cientos de miles se volcaron a las calles en diferentes jornadas, exigiendo el cambio de rumbo del gobierno, exigiendo no perder derechos conquistados.

Hay quienes dicen que el gobierno no tomó nota de lo sucedido, pues, desde está redacción no creemos tal cosa. El gobierno macrista está tanteando la situación, está viendo con que margen de violencia puede exigirles silencio a quienes se opongan a este renovado plan de miseria planificada en la región. Y no lo hace sin antes el influir en el inconsciente colectivo con campañas de desprestigio hacia estas marchas, a las que ya ataca con las fuerzas de policia.

Maestros desalojados con gas pimienta.

En la noche del último domingo, en una Buenos Aires muy lluviosa (y sin la cobertura de los principales medios de comunicación privados, quienes desde antes de su llegada simpatizan con al gobierno. Ni de los medios publicos, que bajo la administración macrista dejaron de equilibrar la balanza informativa), la policía reprimia con gas pimienta a maestros que se encontraban en una plaza frente al congreso nacional. Los mismos intentaban volver a instalar la histórica "carpa blanca", símbolo de su lucha por más fondos para la educación en los 90, y que estuvo allí casi 3 años entre 1997 y el 2000.

No es la primera represión macrista, ni la más violenta, pero si es la primera en la que se exponen tanto: reprimir un domingo de lluvia a maestros que exigían pacíficamente y sobre una plaza, sin molestar a nadie ni interrumpir el tráfico, un pedido tan poco descabellado como que se cumpla la ley que exige que el gobierno los convoque a discutir su salario, más aún, mediante una forma de reclamo que ya se encontraba aceptada por la sociedad toda, como la carpa blanca.

Esto marca un antes y un después. Necesitamos que se corra la voz, no podemos permitir una escalada de violencia mayor, un atropello mayor por parte del gobierno. Necesitamos que "vuelvan a foja cero", cuanto menos la agresión. En Latinoamérica, hace menos de medio siglo, la violencia estatal en nombre de los intereses foráneos y oligárquicos locales se llevo a miles de compatriotas.

Represión a los docentes.

Carpa blanca de los docentes por la educación en los 90's.

Científicos piden que no se ajuste el presupuesto en su área.

Niños acompañando a sus padres docentes en protestas.

Marcha de docentes en su paso frente al Congreso Nacional.

Gente marcha en apoyo a los docentes.

Represión durante jornada de huelga nacional.