En Jujuy el KW de energía se paga un 87% más que en Capital Federal

A mayo de 2017, y con aumentos previstos para la tarifa eléctrica mayorista del país luego de las elecciones, la energía para consumos residenciales similares es un 87% más cara en la provincia norteña que en Capital Federal.

Antes de cambiemos, en Jujuy, para un consumo residencial de 207kwh, el precio era de $0.7624/kwh, mientras que, en Capital Federal, por un consumo de 206kwh, era de $0,565/kwh. O sea, en Jujuy se pagaba la energía un 35% más cara que en la capital.

Hoy las cosas han cambiado y el precio se ha modificado en ambas juridicciones. Para un consumo de 240kwh en Jujuy, el precio es de $1,7378/kwh, un 128% más que antes del cambio de gobierno. Mientras que en capital pasó a costar $0,9286/kwh, habiendo aumentado un 64%.

¿Cómo surgen las diferencias?

La energía en el país, incluso en Jujuy después de los aumentos, es más barata que en los países de la región. Esto se debe al sistema de subsidios implementado durante la gestión Kirchnerista y que persiste en la actualidad. Los mismos son realizados principalmente vía Cammesa, empresa de energía mayorista propiedad del estado nacional encargada de comprar la energía a los distintos productores, para luego venderla a las distintas distribuidoras locales y grandes consumidores industriales.

Tanto la jujeña EJE SA como la metropolitana EDESUR, siempre recibieron la energía al mismo valor mayorista, o sea, muy barata. Las diferencias que existen y existieron en el valor de la energía en las distintas provincias del país se debían, y se deben, a las autorizaciones que las distintas administraciones provinciales les dieron a sus distribuidoras locales para aumentar el valor de la energía, y de esta manera hacerse de caja: vendiendo comparativamente cara la energía en relación a su costo de adquisición en el mercado mayorista subsidiado por el estado nacional.

Edesur y Edenor, como parte de un proceso siempre inacabado de independencia de los servicios de la Capital Federal, a diferencia de las demás distribuidoras provinciales están reguladas por el Estado Nacional, que en línea con la gestión realizada en Camessa hasta 2015, exigió que la energía se vendiera en relación al precio que era comprada en el mercado mayorista, generando que en Buenos Aires la energía, y por ende el desarrollo, fuera más viable que en el interior del país.

Explicación de los cálculos realizados.