EN 2018: ¿LOS VIRREYES LUCEN IGUAL?

Por lo menos, a los virreinatos no se los llama así. Ni a los conquistadores les gusta tanto ponerles su firma a las conquistas.

El año pasado Argentina gastó (a tasas muy menores a las actuales) 180.000 millones de pesos en intereses de Lebac, y gastó también en todos los subsidios de luz y gas 126.000 millones de pesos. (1)

Con esos dos números nos basta para empezar a dimensionar la magnitud del tributo que pagamos al sector financiero, la institución vigente de dominación colonial global.

Los impuestos también van ahí, el primer trimestre de 2018 el 75% del déficit fue ahí.

-2.000 millones por año valía Futbol para Todes.
-2.900 millones son el presupuesto anual del INCAA, nuestro desarrollo en producción de contenidos audiovisuales.
-300 millones de recorte para ciencia y tecnología supone una reducción de 500 becarios del CONICET.
-El presupuesto total de las provincias de Jujuy, Tucumán, Santiago del estero y La Rioja suman 180.000 millones de pesos.

Antes se le ponía la lupa a los presupuestos de las películas del INCAA, pero ahora hay quienes se ahogan en tecnicismos para justificar los intereses de deuda, aunque estos superan en monto miles de veces a la eventual corrupción que hubiera habido en el cine argentino.

El “mercado” ahora busca que la emisión de deuda tenga mayor respaldo de tribunales y organismos internacionales, o sea, buscan la instrumentación de sus garantías de cobro por sobre la decisión de los tribunales argentinos.

Macri habilitó ¿tal vez por error? en un silencioso decreto: que la emisión de deuda internacional argentina tenga como garantía nuestros recursos naturales. O sea, ya no van a necesitar recurrir a un juez corrupto de un país africano para intentar embargarnos la fragata libertad, ahora van a poder reclamar tierras fiscales y los bienes del estado.

Este 25 de mayo EEUU estuvo haciendo una base/oficina de ayuda humanitaria y supervisión en Neuquén, en la patagonia y cerca de vaca muerta, ojalá que nunca necesitemos usarla.

La deuda es la garantía de nuestro tributo a personas que ni conocemos bien, y tiene sus encargados locales para instrumentarla, sus virreyes.

Más deuda significa menos servicios, y menos posibilidades. Más deuda significa pesada herencia.

Este 25 también tuvo su cuota revolucionaria, La Avenida 9 de Julio fue escenario de una fiesta popular convocada por artistas para expresar su desacuerdo con todo esto, y con la vuelta al FMI. Se estimaron más de 1 millón de asistentes.

La patria es le otre. ¡Y que viva la patria!

 

Nota al pie:

(1)Con respecto al monto de intereses de lebacs hay estimaciones que entiendo muy correctas que dicen que el número es mucho mayor. La de 180.000 millones es la versión más conservadora.

Aunque utilizo a las Lebacs para ejemplificar, no veo mal al ciudadano argentino que intenta salvar sus ahorros mediante Lebacs, son solo el 10% de las lebacs. Y además las lebacs no son el único instrumento de deuda. Es importante esto, ya que serán la excusa para sostener el 90% restante.

Imagen: EAMEO para el 25 de mayo de 2018.

Te puede interesar: “Cambiamos mal, entonces cambiemos