Cristina: ese peligro

La ex presidenta argentina viene sufriendo tanteos del poder real muy graves, sostificadas operaciones en las que, de alguna manera, Cristina los obliga a trabajar.

Ver gente apedreando e intentando entrar por la noche a la casa en la que se encontraba junto a su nieta, la gobernadora de la provincia y a trabajadoras de la casa; que ello se haya realizado, vergonzosamente, sin ningún intento de cierta prensa hegemónica y aliada al gobierno nacional y global, de disimular su participación en tan patética pero peligrosa operación, podría llegar a tener su explicación mirando unos días atrás:

El 20 de abril se conoció que ella, la "yegua" a la que tanto trabajo de destrucción le han dedicado: esa. Se iba a dar catedra por el exterior como lo hacía cuando estaba frente al ejecutivo nacional. Y que, como si fuera poco, no solo fueron los zurdos y mediáticamente bastardeados griegos los que pidieron por ella, sino que también Oxford, universidad a quienes desde el poder real han construido como uno de los emblemas de la Suprema Academia: la invita con una carta llena de elogios a ella, su gestión, y a sus ideas.

Insoportable escenario para el corrupto gobierno mundial, pero sobre todo para su payasada oficialista local (que generó como parte de una larga historia que debiera pedir dinero prestado para viajar), actora principal de los intentos de regionalización, y sin la cual, hoy Dilma sería presidenta de Brasil.

Sumando la noticia del viaje al golpe que recibieron en las urnas ecuatorianas (como mejor se les puede combatir) pareciera que no la van a tener tan fácil en Sudamérica. Algo les salió mal aquí: nunca debieron subestimar lo que la región era capaz de construir después de la violada neoliberal recibida en los 70s y 90s, y que terminaron con países abandonados a su suerte a lo largo de toda la Patria Grande y como siempre, con una fuga de cerebros importantísima.

Afortunadamente en este capítulo de la historia de nuestro continente, las ideas de cualquier tipo de guerra y divisiones sucumbieron ante países relativamente desarmados y con voluntad de desarrollo genuino en su conjunto. Posicionando a la región individualmente y grupalmente a nivel mundial de una manera diferente con la llegada de Unasur (con moderna sede llamada "Néstor Kirchner" en Quito) y su consenso.

En un manotazo de ahogados, pero con la esperanza de que el odio sembrado les diera efectos mágicos: ante la noticia de su viaje, montaron escena de humo en Santa Cruz, e intentaron con ello ver si proliferaba algún fervor para conseguir que “fuera viable” que el aparato judicial y mediático a su servicio terminara por impedirle viajar al exterior a quien fuera dos veces presidenta de la república, y a quien luego de tantos años de persecusion no le han podido probar ni uno de sus supuestos planes macabros. Una locura ¿verdad?

Para entender la magnitud de Cristina a nivel global debemos dirigirnos al año 2012, cuando desde Egipto pedían que ella interviniera para evitar una guerra, (mientras eso pasaba, los medios de comunicación hablaban de cualquier chisme probablemente inexistente sobre cosas insignificantes). Pero el fenómeno Cristina se pone más claro al escucharla en sus discursos en la ONU, (traducidos a muchos idiomas y de público conocimiento en los países donde sucede la problemática, pero que la Tv Argentina no pasaba si no era por orden de una cadena nacional). En estos discursos, como los que va a dar en Europa ahora, la mujer al ejercicio de la presidencia de su fallido intento de conflictiva Republica Argentina limonera y machista, les pregunta al poder real sobre ISIS. Los ponía en tela de juicio. Les pregunta de dónde sacan los terroristas las armas, y que intereses habían atrás de todas esas guerras tan confusas… ¡Wow!

¿Vos crees que la gente que está atrás de todo eso, que se arma guerras y shows por el petróleo y otros intereses, no es capaz de montar escenas, o que no dudarían de hacerlo contra quienes los denuncian si lo consideraran un peligro?

Cristina. Por el posicionamiento que obtuvo a nivel global y nacional, a cargo de un país como la Argentina: con sus recursos naturales y humanos tan ricos, que además de haber superado su crisis de deuda sin ayuda internacional, se animaba a desafiar jugando geopolíticamente a nivel global, replanteando que no deseaba ser ningún país “limonero”, aunque eso a su vez, tampoco le impedía que hiciera respetar a sus limones ante la OMC. Una Argentina que no se arrodillaba ante en juez menor de NY, ni tampoco ante Singer ni Magnetto.

Eso era, y es, un peligro para los planes del "gobierno global", que necesita países pobres, fragmentables y peleados en la despensa de recursos del mundo, nada de ciencia, tecnología y/o valor agregado. Necesitan que cuanto menos, nuestros recursos naturales estén hipotecados por la enorme deuda que están tomando.

Cristina, con su capacidad, ideales, convicción, oratoria y carisma: es un peligro para ellos.

¡Fuerza CFK y a dar catedra!