Brecha salarial ¿Qué dicen las últimas estadísticas?

¿Las mujeres ganan menos que los hombres? ¿Cuanto menos? Para comprenderlo mejor tratemos de leer estas últimas estadísticas.

En primer lugar, se debe aclarar que el análisis es sobre la población con ingresos y en aglomerados urbanos argentinos al terminar el 4to trimestre de 2017.

En ese entonces la población con ingresos ascendía a 16.957.617 personas, de las cuales el 50,42% eran mujeres, y quienes se llevaban solo el 42,4% de los ingresos totales.

El Ingreso promedio de todos los hombres era de $16.668, y el de las mujeres de $12.076. O sea que los hombres en promedio ganaban $4592 más que las mujeres, un 38% más. O visto desde la visión inversa, las mujeres estaban ganando un 28% menos. (1)

Es importante destacar que el grueso de la diferencia no se da tanto entre cuanto ganan los hombres y cuanto las mujeres de un mismo grupo de ingresos, o sea, no es tan grande entre hombres y mujeres que realizan el mismo trabajo, sino que el grueso de la misma radica en que las mujeres tienen una proporción mayor de los empleos menos pagos.

La muestra de datos esta dividida en deciles (lo que implica que la población esta dividida en 10 grupos de igual cantidad personas cada uno, en este caso grupos de aproximadamente 1.695.800 personas). En el primero está el 10% que menos gana, y el décimo el 10% que mas gana.

Podemos ver que el decil con menos ingresos tiene una participación de mujeres mucho mayor que la de hombres 69% (demostrando el impacto de la AUH), y que esta tendencia se repite en los 3 deciles siguientes. Casi que se equiparan a cantidad de mujeres y hombres en los deciles 5, 6 y 7; y partir de allí, la participación de hombres en los deciles 8, 9 y 10 es mucho mayor. En el 10% de más ingresos, solo el 34% son mujeres.

Si bien se podría argumentar que hay mujeres que, por ejemplo, pudiendo pertenecer al decil 10, están el 9 por ganar un porcentaje menor para una mismo puesto. Esta argumentación pierde fuerza al verse que no hay un desfasaje escalonado de la población de mujeres entre los deciles, si no que es en los extremos donde se compensan las diferencias de composición de los géneros.

También es importante destacar que, dentro de los ingresos, las mujeres siempre tienen una mayor participación de ingresos “no laborables” (provenientes de jubilaciones/pensiones, subsidios) que los hombres, quienes tienen mayor participación de ingresos “laborables” (provenientes de la ocupación principal, de la ocupación secundaria y de otras ocupaciones). Esto influye en la composición de los deciles 3, 4 y 5, donde se puede ver que el % de “no laborables” aumenta para ambos, debido a las jubilaciones y pensiones de ambos que son muy numerosas dentro de estos deciles.

El informe deja en evidencia que además de las diferencias en el ingreso, existe una la desigualdad de genero en la inserción laboral de las mujeres. Ya que las mujeres, que conforman el 50,42% de la población con ingresos, son el 55% de la población sin ingresos.

(1) La diferencia entre el 38% y el 28% es aritmética, no es lo mismo calcular la el peso que tiene la diferencia ($4592) en el ingreso de los hombres, que es mucho mayor, que en el ingreso de las mujeres. Al calcularlo sobre el de las mujeres, la diferencia tiene un peso mayor 4592/12.076 (38%) y en el de los hombres menor 4592/16.668 (28%).

Datos del INDEC